miércoles, 4 de noviembre de 2009

Segundo Cumpleblog.


Voy con retraso, porque hace ya algunos días que esta burbuja cibernética cumplió su segundo año flotando por aquí. Y es que últimamente mi lado Gretel no suelta muchas miguitas de pan andaluz por el espacio.
Excusas las tengo de todos los colores y sabores, como las gominolas, aunque muchas de ellas no sean tan dulces.

Dos años han dado para mucho, tanto que esto parece regirse por años perrunos en vez de humanos, y si así fuera, ya llevaríamos catorce; en plena adolescencia ¡qué horror!
Me gustaba más un sólo año, aún con regusto de siete, como cuando los tenía realmente.
En aquel entonces se me ocurría pensar cosas tan peregrinas como:
“¿Qué cosas no me han pasado todavía?
y NO quiero que me pasen nunca”.

La lista era larga, pero algo recuerdo:
que alguien cercano se muriera, que me creciera la nariz con el lunar que tengo en su punta, que cosechara algún enemigo…
Todas cosas inevitables con el paso del tiempo, todas menos quizás una: la flexibilidad. Los niños son muy flexibles, tanto que a veces parecen de goma, y nosotros deberíamos aprender a no perder esa cualidad; pero de la interna, de la buena.

Porque a los robles los arranca el viento, mientras los juncos saben plegarse esperando que pase; también espero estar por aquí dentro de un año, o siete, en pié y bamboleándome de forma vacilona como uno de esos juncos.

La inflexibilidad

Cuentan que una vez crecieron juntos un junco y un roble. Al cabo del tiempo el roble se hizo un enorme y engreído árbol que menospreciaba al junco burlándose de esta manera:

- Qué pequeño y esmirriado eres. No vales ni el palmo de tierra en el que estás plantado. Ni siquiera tienes ramas y tu tronco no aguantaría ni un cuarto de kilo. Yo, sin embargo, soy grande, tengo poderosas ramas y mi tronco es mil veces más robusto que el tuyo. No sé ni siquiera por qué te hablo. Deberías enorgullecerte por esto.

El junco ni se inmutaba ante tales palabras, mas se entristecía que su compañero, el roble, estuviese tan pagado de sí mismo.

Un día un tornado arrasó la comarca y mientras que el roble se oponía a la virulencia del aire con todo su vigor, el junco se plegaba. Tan fuerte era el tornado, que terminó arrancando el roble.

Cuando llegó la calma, el junco se mantenía en pie porqué no se opuso frontalmente a la enorme fuerza que les atacaba, sino que la supo eludir, mientras que el roble cayó por creerse invulnerable, terminando por convertirse en leña para los leñadores. Al verlo el junco se decía:

-Tanta vanidad y soberbia ¿de qué te han servido? Tu inflexibilidad ante el tornado te ha llevado a tu propia caída.


13 comentarios:

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Ya???????? Estamos dde nuevo de cumpleaños, si parece que fue ayer


FELICIDADESSSS

(!) hombre perplejo dijo...

Perrunos gatunos, ratoniles o humanos, felicidades por la efeméride... Los que arrancaron su blog un 29 de febrero ¿cada cuánto cumplen años?

Bss !)

Angela dijo...

Muchas felicidades por tu segundo cumpleblog.
Que no se te agote nunca esa fuente de imaginación que te ha dado Dios.
Y además es el santo de los Carlos...

El Ratón Tintero dijo...

Gracias, Juanito guapo ;-)
Tú siempre el "number one", aquí y en todos lados.

Perplejo, esos contarán de cuatro en cuatro. Mucho más llevadero que uno te resulte como siete.

Gracias hemmanna :-) y encima es el santo de nuestro hemmanno :-P, y de las Carolinas según he oído.

Jaime Garcigonzález dijo...

¡Joé con el tiempo!¡vaya si corre rápido el tío canalla!
NO te felicito porque entonces no sería yo wajaaaj!

El Ratón Tintero dijo...

jejeje desde luego que NO serías tú,
pues te doy las NO GRACIAS, ¡ale!

Fran dijo...

Paso desde otro blog navegando y te felicito por este tiempo de bloguera. Yo llevo año y medio y desde luego se pasó rápido.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

En todos lados no, eso seguro, jajaja

inma dijo...

Feliz cumpleblog! Y felicidades por la foto gatuna. Es muy divertida ¿Y la perrita?

Deprisa dijo...

Parece que no, pero dos años es un tiempo considerable para un blog. Muchas felicidades.

El Ratón Tintero. dijo...

Fran: gracias y bienvenida :-)

Juan: ¡si eres un diosss!!! jejeje

Querida Inma: Sí que es divertida, pero mira que me gustan poco los gatos :-( ¡con la perrita tan guapa que tengo en casa! además con novio: tu perrito Leo :-D

Deprisa: a cualquiera de ellos: muchas gracias!!!

JL Martínez Hens dijo...

Feliz cumpleaños Ratona. Ahora leo poco y escribo mucho. Unos tochacos inaguantables de política y además politicamente incorrectos. Que poquito voy a durar. Es como aquello de Groucho Marx

El Ratón Tintero. dijo...

Gracias JL!
Creo que nunca te lo he dicho, pero siempre me he admirado de tu gran capacidad (y variedad) de trabajo; seguro que puedes con esto también ;-)