jueves, 8 de abril de 2010

La escalera de tijera.


El largo sueño ha llegado a su momento culmen, y ahora me veo aquí subida, sentada a horcajadas en lo más alto de la escalera de tijera.

No sabría decir con exactitud cuando pasé una pierna al otro lado, lo mismo que tampoco sé cuando decidiré pasar la otra para emprender la bajada; aunque sí intuyo que ya va siendo hora.

Desde esta altura puedo ver todos los escalones recorridos. Los primeros más anchos y sólidos, donde tuve buena ayuda y guía, como la mejor de las infancias. Después se fueron estrechando, y no es sólo efecto de la perspectiva, sino la clara dificultad del recorrido.
A veces ha habido intentos de vertiginosos tambaleos, como si algo o alguien les hubieran dado por zarandear la dichosa escalera.
Incluso confieso que yo misma he hecho peligrosas acrobacias circenses; la juventud tiene esas cosas, y más.

Algunos escalones se les ve muy gastados, usados hasta perder la pintura y el brillo de lo mucho que me gustaron, otros están casi nuevos porque creo que me los salté por falta de interés, y otros se rompieron en su día; por pura fragilidad al primer contacto con mi conocida energía sin medida.

De todas formas ya no se puede bajar por el mismo lado, ahora tocan escalones desconocidos; pero sabiendo, que no es poco.

Los escalones cada vez serán más cómodos y a través de ellos en la bajada iremos repasando el lado opuesto, enturbiando en la memoria los más altos y refrescando con regusto los más bajos; hasta volver a ser niños de nuevo.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mejor no se puede expresar.

Marco dijo...

Hola
Permiteme presentarme soy Marco administrador de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a marco.espn@gmail.com
Exitos con tu página.
Saludos
Marco.

José Luis Martínez Hens dijo...

¿Donde anda El Virginiano?

El Ratón Tintero. dijo...

Anónimo: todo es mejorable, pero me alegra que siempre coincida con tus sensaciones.

Marco: ya estamos "enlazados", cibernéticamente hablando ;-)

José Luís: ni idea chico, ni idea. Ya aparecerá, que ya se sabe que los bichos malos son capaces de enterrarnos a más de uno :-D