sábado, 4 de octubre de 2008

Sonría por favor :-)

Teoría Ratoniana sobre el uso de las vocales en los distintos tipos de risas de modo onomatopéyico.


1.- Con la “a”: jajaja

La “a” es una vocal muy abierta, la que más. La intención es relajada y confiada, casi explosiva e inevitable. Es la más usada y además sin distinción de sexo. No quiere decir que el que la escribe esté necesariamente carcajeando delante de la pantalla, basta con que tenga esbozada una leve sonrisa, sin que su risa deje de ser sincera.

2.- Con la “e”: jejeje

Aquí la boca se cierra, estira y entreabre. Tiene su punto de socarrón y curiosamente la usan más los hombres que las mujeres. No es una risa hacia fuera, es más hacia dentro, y lleva frases implícitas del tipo: “no me digas cosas que ya sabía” o “si yo te contara…” parece astuta e inteligente, sin tener por qué serlo en realidad la persona que la emite.

3.- Con la “i”: jijiji

Esta risa conejil, aguda y chillona, aunque tenga poco volumen llega a rechinar; por suerte se usa poco. Es aceptable tan sólo en ataques de auténtica risa, cuando el aliento ya falla y sólo nos queda un “jiii” para retomar aire. Es tan insulsa que se suele compaginar con la “ja” para expresar risas vanas, como: “estuvimos todo el rato ji ji ja ja”.

4.- Con la “o”: jojojo

Gorda, oronda, grave y profunda como la vocal. Por escrito se suele poner a personajes de ficción en esa línea (gruesa), como Papá Noel o pongamos un ogro malo malísimo… o un rey borrachín tirado en su trono con la corona torcida todo el día.

5.- Con la "u": jujuju

Hasta hace poco no me he encontrado con una persona que usara esta risa, además también ayudado de la vocal “a”, quedando algo así como: juaaa.

Sin dudas es una manifestación cuanto menos original. He podido conocer en persona a quien la emite y observar asombrada el paseíllo con que la acompaña: al tiempo que suelta el “juaaa”, da cuatro zancadas alejándose, para inmediatamente volver al sitio de la reunión.


En definitiva, creo que cualquiera es buena en esta comunicación escrita con tantas carencias, siempre ayuda a la comprensión y por tanto no es nada despreciable su uso.


Por otro lado, no olvidemos que tenemos el invento del siglo, los emoticonos, con una mayor diversidad de expresiones. Con ellos podemos guiñar un ojo, poner cara triste, asombrada, sacar la lengua de forma burlona…

Todo lo que sea enriquecer la comunicación, bienvenido sea.


Esta entrada la dedico a quien gusta inyectar el bacilo de la lepra con efecto bloqueador, para que vea que encontré la vacuna, y se llama: “ja, ja y ja”.


17 comentarios:

El Ratón Tintero dijo...

Se aceptan todo tipo de observaciones y sugerencias para mejorar la teoría ;-)

Anónimo dijo...

Sugiero una rara, pero que alguna vez he usado:Hiayhiayhiayayayayyyy!

Empieza con algo parecido a la risa que se va convirtiendo en hipido y termina en llanto.

El del "juuuaaaaaa, juaaaaa" con paseíto.

Leila Sand dijo...

Pues a mi lo que mas me gusta es el jajajajajajjajaja, a mandibula batiente, con alegria, con alboroto, otro perrito piloto.


Jajajajajajjajajajaa, uno kisses, fea.

El Ratón Tintero dijo...

Muy buen apunte Virgi. Gracias y tomo nota.
Además yo soy de las que suelen acabar en llanto cuando algo me hace realmente reír :-D

Leila, bonita, me alegra verte por aquí :-)
Y completamente de acuerdo, a mí también me gusta esa risa, la que más ;-)
Pero el invento de los emoticonos lo encuentro una genialidad.

Luz de Gas dijo...

Buen estudio de las formas de reir, me ha encantado.

En mi trabajo hay una chica que se rie como un burro muy fuerte y cada dos por tres, no suena natural, parece que se hace daño.

La que más me gusta es la de la "a". Creo que es la más abierta y sincera.

Besos

El Ratón Tintero dijo...

Gracias Juan. Llevo años de observación, no creas, y podía haber dicho mucho más de cada una, pero el espacio aquí ya se sabe...
Es cierto que hay risas muy "animales". Yo también tenía una compañera que sonaba como una cerdita :-)
Y ¿qué me dices de las risas tipo "perro pulgoso"?

Jaime Garcigonzález dijo...

¡que me meo toa!

E dijo...

ja ja ja ...............
nicointokio.com
no se como se dira en japon,pero si preguntas ahi arriba a lo mejor te lo cuentan
B de besitos

Jose dijo...

JAJAJAJAJ... no he parado, ni con el escrito ni con los comentarios....jajajajaja

El Ratón Tintero dijo...

¡Hombre!... Joselito de Valencia (no te quejarás del nombre tan taurino que te he colocado) el Rey del JA JA JA :-D

e: ya he visitado al niño y le he dejado comentario. Ahora ya sabes... a ahorrar para ir a verlo, que esa oportunidad no se tiene todos los días :-)

retje_robar dijo...

PFFFFFF!
Y esa risa contenida que estalla con un sonoro JUA JUA JUA!
No tiene precio.

El Ratón Tintero dijo...

Oye retje... que me has recordado esas risas contenidas en la última fila de la clase.
¡Qué dolor de estómago!!! y cuando conseguía salir parecía que sollozabas en vez de reír :-D

Jose Marzo dijo...

A mi, cuando río con ganas, se me caen lagrimones gordos. Si me ves llorar alguna vez puede que sea de risa contagiiosa. Si tengo verdaderos motivos para llorar, en cambio, puede que tenga la mueca forzada de una sonrisa.
De todas formas, suelo reirme con la a, y con la e de medio lado.

Besos ratona.

BoliBic dijo...

aparte del "jua" ya mentado, también está el "juas, juas", que es una risa que tiene cierta malicia.

Gracias ratita por tu visita y, como te prometí, te la devuelvo y te añado a favoritos, por supuesto.

Saludos manuscritos ;)

CosmopolitaSur dijo...

Me gusta esa teoría y, por cierto, yo soy del JA sostenido (osease, JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA) o del jejejejeje socarrón (grinner, que dicen por ahí).

mares dijo...

pues me ha gustado muchísimo esta entrada... desde google la he visto, buscando éso de la risa conejil... ,)

además me gustó todo lo que, hasta ahora, he leído en tu blog !

cálido saludo,
mararena-mares-mar
.

El Ratón Tintero. dijo...

Gracias por tu visita y tus palabras Mares.
Gusta ver que después de un tiempo alguién lee una de tus entradas y le gusta hasta el punto de dejar un amable comentario.
Un abrazo desde España.