miércoles, 30 de septiembre de 2009

La mentira, toda la mentira y nada más que la mentira.


Y no es ningún juramento, ni tampoco voy a hablar una vez más sobre la verdad o la mentira. Esta vez se trata del tema en el que gira la nueva serie policiaca, de gran éxito en la televisión de Estados Unidos: “Lie to me”, “Miénteme”.
El personaje principal de esta serie está tomado de la vida real, el experto psicólogo Paul Ekman, estudioso con multitud de libros publicados sobre el interesante mundo del lenguaje corporal, en su morfología y movimientos.
Porque esto sí que puede parecer mentira, pero todos esos datos aportan hasta un 90% de la comunicación; seamos conscientes o no de ese mensaje. Importante porcentaje que nos perdemos por este medio de internet, pobreza que en alguna ocasión también he mencionado.

Hagamos una sencilla prueba para creer un poco más en todo esto.

Lo primero es saber que el cerebro humano tiene dos hemisferios con distintas funciones: el izquierdo, donde tenemos todos los conocimientos aprendidos; y el derecho donde generamos todos los creativos.


Ahora nos ponemos cara a cara a una persona y le hacemos unas preguntas; según para dónde dirija sus ojos sabremos si nos está mintiendo o no.
Hay seis posibles posiciones: tres a la derecha y tres a la izquierda, con tres niveles.


Vc (Visually constructed) visualiza imágenes inventadas.
Prueba: “Imagina un perro verde”
Vr (Visually remembered) imágenes recordadas visualmente.
Prueba: “¿Cómo era la casa de tu infancia?”
Ac (Auditory constructed) creaciones del oído.
Prueba: “¿Cómo sería el sonido de un árbol al caer?
Ar (Auditory remembered) recordado por el oído.
Prueba: “¿Cómo era antes el sonido para la conexión a Internet?
F (Feeling) sentimientos y kinésia. Emociones ya vividas y recreadas en el momento.
Prueba: ¿Recuerdas tu primer beso?
Ai (Internal Dialog) diálogo interno. La persona se habla a sí mismo, razonando.
Prueba: ¿Recuerdas la cara de un antiguo amigo?

Las frases de prueba pueden variar, pero siempre en la misma línea, y ya sabemos: si los ojos se dirigen hacia la derecha, la persona estará recordando y siendo sincera; y si se dirigen hacia la izquierda, es muy posible que se lo esté inventando, y por tanto mintiendo.

9 comentarios:

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Uy esto es buenísimo, llevaba tiempo intentando buscar el esquema y mira por donde de pronto lo traes tu.

Es genial

Un abrazo y un beso guapa

Jaime Garcigonzález dijo...

No sé si funcionará con un amigo que tengo con estravismo...

El Ratón Tintero dijo...

Juan, me alegro que te haya gustado y te sirva. Me gustaría saber si te ha funcionado ;-)

Jaime, a lo peor no me vas a creer, pero te lo digo mirándote directamente a los ojos (ni a la izquierda, ni a la derecha):
cuando lo escribía pensé que precisamente tú me harías ese mismo comentario
Algún día tendré que escribir sobre estos barruntos que suelo tener :-P

(!) hombre perplejo dijo...

Tendrían que inventar un widget que genere automáticamente el emoticono con la mirada a derecha o izquierda según vas escribiendo en el chat !)

Olivier Franconetti Benamor dijo...

vale!...

Viva Triana!

El Ratón Tintero dijo...

Para los chats ya están inventadas las webcams, Perplejo :-P

Y olé, Olivier!!!

escritores negros dijo...

Hola. Hemos visitado y disfrutado tu página, y nos gustaría intercambiar enlaces y banners entre ésta y la nuestra (Escritores Negros -http://escritoresnegros.blogspot.com-)

Si estás de acuerdo, mándanos a escritoresnegros@gmail.com la URL de las páginas que deseen enlazar y los banners de las mismas.

Un saludo y gracias.

retje_robar dijo...

Muy bueno ratona, pero pienso lo mismo que Jaime, ¿y que pasa con Trueba? (lo uso como ejemplo representativo, ná más.....

El Ratón Tintero dijo...

retje, no creo que lo de Trueba sea un estrabismo al uso, o al menos yo a eso lo llamo: "ojo feliz". Que por otra parte mira hacia el hemisferio creativo, muy propio él.

De todas formas pienso que al mentir se producen un cúmulo de detalles, y hacia dónde se dirijan los ojos es uno más.