sábado, 14 de junio de 2008

Día Internacional del Blogger.

Hoy es la quinta edición de esta celebración, al final emplazada a este día por ser cuando se publicó el primer post, en el año 1993. Desde entonces se han creado millones de blogs, se estima que son aproximadamente unos 184 millones. Cada segundo se crean miles, pero su vida es corta, ya que la gran dificultad estriba en la continuidad, por lo que desaparecen –o se congelan- a la misma velocidad.

Por otra parte hay auténticos detractores de los blogs, catalogándolos de “plaga a combatir”. Antes se necesitaban conocimientos informáticos para crearse un sitio web, pero hoy día, cualquiera que sepa apretar una tecla puede, con tres sencillos pasos, tener su propia página en Internet, en la cual contarle al mundo -sin que el mundo se lo pida- sus cosas. Se ha llegado a decir que los bloggers pecan de egolatría, de catarsis pública, y de imitadores de malos periodistas.

Personalmente creo que los blogs se pueden clasificar en tres tipos:

1.- Los que expresan las opiniones del autor sobre todo tipo de temas, ya sean actuales, ideológicos, filosóficos, políticos… Esto tiene una gran importancia: la libertad para expresarse sin cortapisas; sobre todo en países donde no se puede, y a veces ese país es la propia casa o vida del bloguero.

2.- Los que cuentan el día a día del autor, a modo de diario público. Aún recuerdo aquellos diarios con pequeñas cerraduras y no menos endebles llavecitas, que se guardaban con celo para que nadie pudiera leerlos. Ahora se lanza a la red, donde millones de personas lo pueden leer, sin el más mínimo pudor por parte del autor. ¡Lo que ha cambiado la cosa!

3.- Los que cuentan historias, pero esta vez fruto de la ficción; y quien dice historias dice poesías, microrelatos para hacer pensar al público, etc… Esto es algo relativo, porque es complicado discernir a veces entre realidad y fantasía. Sin duda las vivencias forman parte de esa tinta que todo lo tiñe, más o menos; es algo inevitable.

Una vez me dijo alguien que los psicólogos y terapeutas eran los grandes sustitutos de los antiguos confesionarios. La gente necesita hablar y ser escuchada, pero más que eso necesitan escucharse a ellos mismos como la mejor de las terapias.

De cualquier modo, les deseo a todos los blogueros un feliz día de esta afición medicinal, comunitaria y generosa.

8 comentarios:

Jose Marzo dijo...

Yo conozco varias direcciones de blogs donde cuelgan música que te puedes bajar; discos enteros de las últimas novedades, aunque cada vez también está más perseguido por las cuentas rapidshare y otras.
Creo que ya que la versión 2.0 de internet nos dio la oportunidad de que cualquiera pudiera contar con una página web, y que alguien en Alaska, o de la calle de al lado, anónimos ambos al fin y al cabo, pudiera leer los textos más o menos inspirados, reales o ficticios, eso nos tendría que hacer reflexionar y poner lo mejor de nosotros mismos en estos sitios, porque puede servir de ayuda para alguien que en un momento determinado se sienta triste, o solo. Al fin y al cabo, de esos nos acusan a los que escribimos por estos pagos, de que somos unos aburridos sin amigos. Será verdad, porque los blogs que visito 'me acompañan' un poco.

angie dijo...

Felicidades a todos los bloguer@s,y en especial al Ratón Tintero,para mí el mejor de los que he visto,y no lo digo por la parte que me toca sino porque es verdad.Derrocha talento e imaginación.
Felicidades hermanita por interesarme siempre...¿a ver que hay hoy en el Ratón?.
Un besito de tu admiradora y hermanilla.

JL Martínez Hens dijo...

Gracias por tu comentario en mi entrada.

En cuanto a los blogs, el mío y me parece que también el tuyo es una mezcla de los dos primeros, reflexiones que al final se hacen en muchas ocasiones íntimas y que de alguna forma nos pueden servir como terapia. Lo más importante es que podemos ser escuchados los no intelectuales. Eso es lo que muchos no aceptan, porque no olvidemos que los medios hoy en día son un poder, y es muy difícil ser independiente cuando se trabaja para una multinacional llámese, Prisa, Vocento, o El Mundo... Nosotros sin embargo no tenemos que dar explicaciones a nadie.

Hoy he leido que en el Parlamento Europeo se quiere regular ésto de los blogs, lo que es una buena noticia por cuanto si nos quieren limitar será porque estamos empezando a crear problemas a los poderes.

Un abrazo,
José Luis.

Herodes de la Bética dijo...

Primero de todo, felicidades tardías por el dia bloguero. Yo, en mi caso, mi blog es algo así como una prolongación de mi persona, y sobre todo una puerta a la cultura, sí a la cultura, y la amistad. Internet no es sólo pornografía, y para muestra que mejor que el fantástico blog, en el que estoy comentando ahora mismo.
Un abrazote...

El Ratón Tintero dijo...

Mi digamos "tipo de blog" ha ido sufriendo un proceso.
En un principio lo creé para subir mis textos, puramente de ficción.
Después tuve una crisis de inspiración y empecé a escribir opiniones, sobre ideas o actualidad. Más que nada para no perder el hábito de escribir, y sin ponerme nerviosa porque la inspiración no volvía.
Pero ya más tarde, esas entradas de opiniones se fueron volviendo más personales, menos en tercera persona. Y "los culpables" sois vosotros con vuestros comentarios. He hecho nuevos y buenos amigos gracias al blog, y eso hace que me relaje y me manifieste con entera franqueza.
Ahora de vez en cuando cuelgo textos de ficción, pero la inspiración al fin volvió y estoy escribiendo algo con más cuerpo. Así que empleo el blog para "calentar dedos" o "coger tono".

Gracias a todos por vuestro seguimiento, dan muchos ánimos para seguir aporreando este teclado.

Jaime Garcigonzález dijo...

Yo añadiría:
4/Los que tratan de venderte cosas, lo que sea.
5/los que sólo buscan que la mayoría de la gente los vea.
6/ Los peñazos integrales
7/ los que no tienen ningún sentido
8/ los publicados por los calvos(absurdos)

El Ratón Tintero dijo...

Hay que ver la que traes tú con los calvos, eh Jaime!
Te advierto que la alopecia la puede causar muchas cosas, no sólo la genética. Así que mucho cuidado con algún medicamento, o algún estado de estrés extremo por ejemplo, que entonces más de uno se iba a reír a tu costa :-P, y con razón.

Jaime Garcigonzález dijo...

Si se me cae el pelo me suicido jajajaja