lunes, 22 de septiembre de 2008

Carta para Otoño.

Mi queridísimo Otoño:

¡ya estás aquí!, esta vez no te has hecho esperar, aunque yo te estaba esperando. Siempre te espero, ya lo sabes.

Ahora que lo pienso, nunca te pregunto dónde has estado, si has tenido buen viaje, y sobre todo… si tú también tenías ganas de volver conmigo. Bueno, tampoco importa demasiado. Lo importante es eso, que ya te tengo.

Te echaba de menos, y aunque preparaba tu venida para disfrutar de tu compañía los días que tenemos por delante, siempre pasa lo mismo… llegas de pronto, luego los meses pasan volando, y cuando quiero enterarme, ya te has marchado. Pero bueno, no pensemos ahora en despedidas.

¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti? Tus colores y tus olores. Son colores cálidos: marrones, ocres, granates… Y si cierro los ojos y te aspiro, me inundo de una frescura que me da vida. Hueles a limpio, Otoño, a agua recién caída… ¡ay ese olor a tierra mojada! ¿A quién no le enamora?

¿Y sabes otra cosa? Te puedo ver, oler, oír y hasta saborear si cierro mi boca con fuerza y rebusco sabores con mi lengua; pero daría algo por poder tocarte Otoño. En cambio, tú sí me tocas a mí. Me acaricias con tu brisa, con tu lluvia en mi cara, en mis manos. Y me acaricias también cuando cierro ventanas y me acurruco sobre mí misma, mientras te contemplo a través de los cristales.

Ven, acércate y tápame, que ya me haces sentir los primeros escalofríos del placer de tenerte aquí.

Vuelve muchas veces, Otoño. Y no te olvides nunca, que yo siempre te estaré esperando en mi ventana.

Un fuerte abrazo de hojas crujientes.


4 comentarios:

Luz de gas dijo...

Que bonito lo has dicho

Jose dijo...

Ratona, ya estoy esperando la carta al invierno....jejejejejejeje

Me encanta el Otoño, además de todo lo que ya has escrito maravillosamente hay que añadir esa luz.... esa luz tan especial que nos inunda en Otoño.

No se que opinais vosotros, pero a mi (en Valencia) cada vez me parece mas corto el otoño, es como un abrir y cerrar de ojos, siempre esta llega que no llega y siempre se va temprano, no se, siempre me falta un trozo de otoño.....

BSS otoñales ..... voy a visitar a mis rubias.....JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

retje_robar dijo...

Bendito otoño. Lástima que dure tan poco. En Madriz solo hay dos estaciones: verano e invierno, la primavera y el otoño (mis favoritas por desgracia) aparecen y desaparecen sin ser vistas. Una pena mu grande!

El Ratón Tintero dijo...

Juan: qué bonito que te parezca bonito, ahora me parece más bonito ;-)

Jose: toda la razón, la luz del otoño es la que da nombre a la luz.
(cuidadito con las decoloraciones)

Retje: veo que a todos los que nos gusta el otoño se nos pasa demasiado rápido. Lástima que entre todos no podamos atraparlo de alguna forma.