martes, 16 de septiembre de 2008

Panorámica en seis disparos.

Primera foto:
Pepe Risas cumple siempre, de abajo arriba, el mismo ritual antes de salir de casa: veloces patines en los pies, mochila a la espalda, una de sus muchas cámaras fotográficas colgada delante al cuello y por último su gorra de visera; la misma que deja escapar alocados rizos a los cuatro vientos.

Segunda foto:
Lleva prácticamente de todo para hacer sus fotos, de todo menos un trípode para realizar las que más le gustan: las panorámicas; ya que ha encontrado su técnica particular, y no necesita ese frío artilugio extensible.

Tercera foto:
El momento mágico sucede cuando topa con unas vistas tan amplias, que es imposible captarlas dentro de una única foto. Es entonces, cuando haciendo honor a su apellido, deja escapar una de sus espontáneas risas, a modo de divertida sirena de alarma, con la que comienza el espectáculo, y el alucinante proceso fotográfico en serie.

Cuarta foto:
Sus patines se paran en seco en medio de la calle, tensa su delgado cuerpo, y como por encanto salta un enorme calamar desde dentro de su mochila al suelo. El insólito animal, rápidamente se coloca detrás de las rígidas piernas de Pepe, abrazándolas con sus largos tentáculos.

Quinta foto:
La sincronía telepática entre el calamar y Pepe Risas es casi de relojería suiza. El calamar sabe el momento preciso en que debe hacerlo girar sobre las ruedas de los patines, al sonido del clic de la cámara fotográfica, preparado siempre para el siguiente movimiento exacto en la misma dirección.

Sexta foto:
¿Para qué necesita él ningún trípode? cuando en su calamar mochilero tiene el mejor de los trípodes del mercado.
Siento desvelar tu secreto Jose; pero que sepan todos la auténtica verdad de las fotos panorámicas de Jose Peris, Ercalamar

Con un poco de fantasía en nuestras vidas,
seríamos un mucho más libres.

Así que no dejes nunca de hacernos imaginar que paseamos por esas maravillosas plazas tan lejanas.


5 comentarios:

Jose dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA..... Nunca podré compensarte este maravilloso cuento (además un cuento lleno de fantasía e Hiper-breve....jajajajajaja).

Mi calamar y yo te enviamos miles de risueños besos llenos de alegría y carcajadas........

Muchas gracias, me has alegrado no el día, sino el año próximo....jajajajajajajajajaja

Luz de Gas dijo...

Que maravilla, p
yo quiero un calamar

El Ratón Tintero dijo...

Me alegro mucho que os haya gustado, Jose&Calamar. Yo también me he divertido fraguando la historia y dibujando a los dos ;-)

Juan: calamares mochileros son difíciles de encontrar, lo siento. Pero cuando quieras te escribo un cuento a ti :-)

retje_robar dijo...

Je, je, je.
Mola el calamar. Te ha quedado muy bonito.

Jose dijo...

Jo no se que pasaba, pero hasta hoy no he podido ver el dibujo, jajajajajaja, mola mogollon y soy yo y mi calamar....jajajajajajaja

1000 bss