miércoles, 7 de mayo de 2008

Catálogo de Jaulas.

Estos días he estado pensando en “los encierros”, en todos sus tipos: en los involuntarios y en los voluntarios; desde los que usan barrotes en toda su gama de colores, hasta llegar a veces al dorado, como los que no tienen barrotes físicos pero están ahí; desde los encierros que provocan tortura, hasta los que dan un cierto regusto masoca, pasando por los alienantes donde ya todo te da igual.

Todos aceptamos consciente o inconscientemente esas “cuatro paredes”, aunque sean imaginarias, incluso los que parecen más libres y están todo el rato de arriba para abajo; su celda es más grande pero sólo consiguen cansarse más con el espacio que creen abierto.

Ese trabajo que te esclaviza y nunca te gustó, o al contrario, que crees que lo tuyo no es trabajar porque haces lo que te gusta y encima te pagan. No te engañes, ese trabajo para bien o para mal te tiene atrapado; reconócelo.

Ese estado civil, sea el que sea, también te puede tener trincado, y por donde más duele. Matrimonio por inercia, por conveniencia, por indulgencia, por resignación cristiana…
Separad@s y divorciad@s todos: mis condolencias y mis felicitaciones, vayan a partes iguales.
L@s que perdieron su otra mitad sin poder evitarlo porque les llegó su hora antes, y tienen el corazón lleno de telarañas, secuestrado en el andén a la espera de su tren.
Y sin dejar fuera a los solter@s, los que retrasan la hora de la quema y que ya hoy día se han librado de la coletilla “ron y rona”; con lo gráfico que era.

Absolutamente todos, no miréis a vuestro alrededor, que a lo peor no la veis, mejor mirad hacia vosotros mismos, que ahí están seguro con toda claridad los reflejos y las sombras de vuestra jaula particular.


6 comentarios:

Jose Marzo dijo...

“Sabes lo que te pasa?. No tienes valor. Tienes miedo!. Miedo de enfrentarte contigo misma y decir: Está bien, la vida es una realidad. Las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única forma de conseguir la verdadera felicidad. Tú te consideras un espíritu libre, un ser salvaje y te asusta la idea de que alguien pueda meterte en una jaula. ¡Bueno nena! Ya estás en una jaula. Tú misma la has construido, y en ella seguirás vayas a donde vayas porque no importa a donde huyas, siempre acabarás tropezando contigo misma“.

(Se lo dice George Pepard a Audrey Hepburn, en el final de Desayuno con Diamantes)

El Ratón Tintero dijo...

:-)Qué bueno Jose!!! Había olvidado este chaparrón del jefe del Equipo A en sus mejores tiempos a la etérea diosa Hepburn.
Viene de cajón, con barrotes o sin ellos ;-)

Jaime Garcigonzález dijo...

Eso de " las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única forma de conseguir la felicidad " , para mi gusto no ha querdado nada bien , Jose . Además , el miedo a lo conocido no se llama miedo , se llama POCA VERGÜENZA .Y ahora contestadme aquello tan manido de " el miedo es libre. . ." Nadie puede escapar de la Gran Jaula que es este mundo ( sólo con la imaginación )

leila sand dijo...

Jolin!!!!!!!! cuanta razón tienes ratoncita. Da igual el tamaño, el color y la forma todos estamos en una jaula, incluso aunque sea de oro.

Pues yo estoy de acuerdo con jose, creo q el ser humano siempre necesita de los demás.

A ve alguien da más???, alguno es autosuficiente??

Uno kisses

Pd. Me ha encantado ratoncita tu opinión.

Jabuga dijo...

Os voy a cantar un fandango:

"A quien me pueda decir
yo me quisiera encontrar,
a quien me pueda decir,
que hace falta de verdad
para poder ser feliz
sin perder la libertad."

P.D.:El señor marqués ya me ha escuchado alguna vez cantando esta coplilla.

P.D.2:Va por usté, señor virginiano.

Jabusss

Jose Marzo dijo...

Señor garcigonzález, yo sólo me he limitado a transcribir una parrafada cinematográfica. Se puede estar de acuerdo o no. Yo lo estoy unos días sí y otros no.
El fandando de Jabuga, puestos ya, me gusta más.