martes, 13 de mayo de 2008

Martes 13.

A la superstición relacionada con el número trece se le ha dado el nombre científico de "triscaidecafobia", que proviene de las palabras griegas "triscaideca", que significa trece, y de "phobos", miedo. La cuestión sobre el martes 13 o el viernes 13 está determinada por la tradición. Así, la anglosajona se acoge al viernes y la latina al martes. La fobia específica al viernes 13 se llama “paraskavedekatriafobia”.

Gran número el trece - corresponde a Cristo en el grupo de los 12 apóstoles - al que se le ha dado connotaciones negativas por la superstición e ignorancia del vulgo cuando en realidad su sentido es el de renacimiento. Simboliza la transformación, el paso de un plano vital a otro. La inmovilidad de la vida física y la idea de marcha en el "más allá”. Nos recuerda que sólo se trata de la muerte física y que en el ser existe otra forma de vida.

El trece en la religión judía es una cifra positiva: el año bisiesto hebreo se compone de trece meses, Jacob en hebreo se escribe con trece letras o trece fueron los cuernos usados en los templos hebreos para llamar a la comunidad. Así como en Egipto consideraban que la 13ª fase del ciclo de la vida era la muerte, esto es, la vida después de la muerte, pensando que era algo bueno. La cultura Maya también dividía su calendario lunar en 13 meses, lo que les permitió descifrar fenómenos relacionados con los astros.

Existen otros miedos con respecto a los números en otras culturas. La “tetrafobia”, o miedo al número 4 en China, Japón y Corea. Y por otro lado, está la “Hexakosioihexekontahexafobia”, que es el miedo irracional al número 666, también conocido como “el número de la bestia”.
Por cierto, y hablando de fobias, la letra “w” es la número 6 en el alfabeto hebreo. Crucemos los dedos los que andamos por aquí.

7 comentarios:

Zeavran dijo...

Es muy interesnate tu información. Nadie puede pensar que esas palabras tan raras se puedan pronuncuiar en un a conversación entre amigos.
Gracias ratona

Anónimo dijo...

no digas palabrotas.
no te decia eso tu mama.

Leila Sand dijo...

Malahes!!!, habeis comio sin mí, jajajaj, eso es imperdonable. Vaale...os perdono, jeejeje.

A mí los números se me dan fatal, como "casi" todo, yo debo tener "infinitifobia".

Uno kisses fea!!

Leila Sand dijo...

Bueno que... estais perdonadas, jajajjaja, jajajjaja.

El Ratón Tintero dijo...

Leila Sand, a la próxima falto yo :-( pero a la siguiente espero que coincidamos :-)

En cuanto a los números, yo sufro discalculia, así que ya tenemos algo en común ;-)

JL Martínez Hens dijo...

Que interesante ésto de los números.

angie dijo...

Pues yo empiezo a no creer en eso de la mala suerte del martes y trece,que muy a mi pesar intento no tener supersticiones.
Pues el otro día que coincidia con el susodicho día(valga la redundancia)me llegó el borrador de la declaración de la renta y !me sale negativa!,por poco,pero menos da una piedra,pues el año pasado tuve que pagar y me esperaba otro sablazo y además una hora antes me avisaron que había pisado de refilón una "catalina!...¿coincidencia?.
Ves Ratón como aunque una no quiera esto de las supersticiones lo tenemos dentro,desde siglos,como tú bien dices.