miércoles, 21 de mayo de 2008

Buenos días, Espejo.

Cuando miras hacia atrás, con la perspectiva ingrata que dan los años vividos, casi no puedes creer las imágenes que se amontonan a estas alturas.

Puertas que se han cerrado, ventanas abiertas a cambio.

Huecos negros y profundos a cada paso, teniéndolos que sortear a duras penas.

Techos con agujeros al raso, por donde la lluvia moja y cala, el sol justiciero castiga sin piedad y el viento despeina hasta enredarte el cabello.

Escaleras que subir, pendientes de cascotes que bajar, paredes que arañar… duro trabajo este de seguir viviendo.

No es fácil tampoco mirarse al espejo cada mañana.

Te miras y no te miras. Lo haces sesgado, como por el rabillo del ojo mientras la luz del nuevo día te ilumina siempre tu peor perfil, el derecho en este caso, ¡cómo no!

Pero no apartes la mirada, eres tú, eres tú y tu imagen sólo. Tú con todas tus rectas y curvas, con todas tus redondeces y aristas, con todas tus uñas y dientes, con tu suavidad y aspereza...

Color de piel oxidada por tanto girar y girar sin descanso.

En este largo caminar no estás solo. Continuamente te encuentras reflejos de ti mismo, con los mismos anclajes y superficies aparentemente similares, ¿las mismas caretas? ¿Las mismas corazas? Si te acercas a ellos puede pasar de todo, en absoluto nada indiferente.

A veces los engranajes encajan a la perfección, siempre aparentemente, porque siempre hay que limar rebabas.

Yo recorto, tú cedes, yo me acoplo, tú te ahuecas… pero sobre todo mucho lubricante del bueno, eso que no falte en ningún momento; es lo mejor para evitar chirridos.

En el fondo envidio lo simple, lo liso, lo que funciona en perfecta proyección alejándose en el infinito sin aparente dificultad.

No se buscan complicaciones, porque no son complicados. Esa simetría constante y monótona les hace avanzar sin problemas.

No me acerco a ellos, tan sólo los observo y me admiro. Mis innumerables tuercas, arandelas y perfiles terminarían abollándolos.

Y eso sí que sería una pena, un daño gratuito e irreparable.

Sudor de barro compartido que lo impregna todo, cuerpos enganchados con asimetría, eso es lo único que avanza.

Yo doy una vuelta mientras tú das diez, no importa, el caso es moverse y hacer que los demás se muevan por pura transmisión.

Imponentes ruedas que aplastan, que trituran, destrucción como único camino hacia la renovación. Ese continuo romper barajas para volver a empezar, volver a empezar, agota sólo de pensarlo.

No decaigas, siempre habrá alguna rueda dentada que te pondrá en marcha; aunque sea a empujones.

Y cuando las fuerzas de verdad flaqueen, cuando ya no puedas más, vuelve a tus orígenes, escarba la tierra en tus raíces. Revive el momento aquél cuando eras pequeño y te asomaban a la ventana abierta, bien agarrado para no caer tan pronto.

No abras los ojos, ahora no verás nada, mejor los cierras y sueña despierto. Recuerda aquellos árboles verdes, aquel sol limpio y brillante, aquella brisa en tu cara mientras te susurraban al oído todo lo nuevo por aprender.

Esa es la mejor gasolina para seguir girando y girando, en este sin fin hasta el fin.

Dedicado a mi amigo fliquero ercalamar, por cederme tan amablemente sus magníficas fotos. Gracias Jose.

La canción va por ti, Leila Sand

8 comentarios:

Leila Sand dijo...

Q texto tan envolvente, tan bonito, es tan...real, tan definitivo,tan cristalino q supongo no podré escapar a ese reflejo.

Me voy tarareando esta canción:

"Que difícil se me hace,
mantenerme en este viaje
sin saber a donde voy en realidad.
Si es de ida o de vuelta,
si el furgón es la primera,
si volver es una forma de llegar.

Que difícil se me hace,
cargar todo este equipaje,
se hace dura una subida al caminar.
Esta realidad tirana
que se ríe a carcajadas,
porque espera que me canse
de buscar".

Ha sido un placer darte los buenos días.

P.D.: Las fotos no son moco de pavo!!!!!!!!. ;)

El Ratón Tintero dijo...

"La vida es una canción que yo tarareo..."
Me encanta que mis palabras las sintáis tan cercanas, tan cercanas como para sentirlas con voz propia.
PS: Leila, las fotos son lo mejor.

Jose Marzo dijo...

Yo creo que sí, que vamos por la vida con los engranajes desgastados, pero por eso mismo ya están perfectamente acoplados y al más mínimo ruido ya sabemos de dónde viene el problema. Das un par de martillazos y asunto solucionado. El final de tu texto, tan hermoso, me recuerda el final de Blade Runner en la versión de 1982, cuando se estrenó. Los dos protagonistas volaban entre un bosque verde y un cielo azul. Aquel final era impuesto; el tuyo, necesario.

Leila, esa canción es ¿'Todo a pulmón'?

El Ratón Tintero dijo...

Jose, tú tan cinéfilo como siempre :-)
No he visto esa peli, pero seguro que has dado en el clavo; un buen martillazo como en ese engranaje cuando le da por chirriar.

Jabuga dijo...

Precioso y certero texto. Nuestr@ ratón sabe siempre llegarnos profundamente.
A mi me ha recordado estos versos de Machado:

Señor, me cansa la vida,
tengo la garganta ronca
de gritar sobre los mares,
la voz de la mar me asorda.
Señor, me cansa la vida
y el universo me ahoga.
Señor, me dejaste solo,
solo, con el mar a solas.

Me ha hecho gracia pensar que a Leila todo texto que hurgue en los sentimientos, le evoca una canción, a mi un poema y a Jose una película.

Y cualquier día todo se "trabucará" y a Leila le evocará un poema, a mi una película y a Jose una canción.

Tanto como las entradas, me encantan vuestros comentarios.

Jabubesos

El Ratón Tintero dijo...

Jabu, esto empieza a parecer una mesa camilla :-)
A mí también me están encantando los "comments", cada día me alegro más de no haberlos quitado del blog. Me habría perdido conoceros y eso sería imperdonable!!!
Enriquecen más que el Avecren ese ;-)

mtraker dijo...

Muy acordes las fotos de ercalamar y tus versos.
Es un texto que me esta inspirando, y ahora, en tiempos dificiles me han dado palmaditas en la espalda.
Genial beso textual el que me has dado.
He venido obligado a ver por las referencias dadas sobre ti.
Te agregaré a mis enlaces y asi estaré obligado a venir y mandar gente.
Es necesario respirar, en sitios como este, para continuar.

Leila Sand dijo...

Sí Jose, la canción q me fui cantando es "todo a pulmón".

Joo, me he ponio colora y tó, hacía tiempo q alguien tan especial como tú no me regalaba una canción.

Te lo agradezco con todo cariño, ratoncita. Gracias