lunes, 19 de mayo de 2008

Decisión de última hora.

Por más que intentaba abrocharse el vestido de novia, no había manera.


El tocado y el velo sí parecían quedarle bien, aunque la apulgarada parte alta del espejo, le impedía vérselo con claridad.


La manga del brazo derecho seguía rasgada, la misma que enganchó al escapar corriendo de la iglesia.


Al menos el paso de los años había conseguido ponerlo de moda; blanco roto y arruga bella.


7 comentarios:

Leila Sand dijo...

A mí también me dieron ganas de darme a la fuga, jejjejejeje.

Besiños

El Ratón Tintero dijo...

Yo no salí corriendo, pero me dio tal ataque de risa que el cura me tuvo que llamar la atención: "Señorita, un poco de seriedad ¡que se está usted casando!!!"
Y yo allí con todo el rimel corrido...¿te imaginas Leila? :-D

angie dijo...

Pues mi traje de novia !se esfumó!yo lo hice desaparecer,me pacerecía la prueba más palpable de una tremenda farsa.
Al cabo del tiempo mi hija me preguntó por él,le dije que lo dí a la beneficencia.
Luego... ni blanco roto ni arruga bella.
Sí conservé el video de la boda por verme yo de joven que no estaba mal...mi abuela,la familia,amigos,todos muy jóvenes ,!cómo pasa el tiempo!y lo bueno es,que es para todos igual !que perra!
Besitos ratoncito

Leila Sand dijo...

Jajajajajaa, q sentido del humor angie, pues mi marido grabó un partido de futbol en el video(casero) de la boda, q tio!!!!!!!! y se quedó tan ancho, ahora q menudo rapapolvo el que le cayó.

Uno beso pa ambas y pa los q vengan

Jabuga dijo...

Jajaja qué texto el tuyo, ratona!! ¡maravilloso!
Yo aproveché mi vestido de novia, desmontando unos mil kilómetros de encaje, para vestir el moisés de mimbre que estrenaría mi hijo.
Os aseguro que el resultado fue espectacular.
Mi vestido de novia, hoy, no significaría nada para mi, pero el moisés de mi hijo lo guardo con celo para que algún día lo disfruten mis nietos.
Él mismo, cuando le comento que voy a regalar su ropita de bebé o la cuna, me pide que regale cuanto quiera ¡¡menos el moisés!!.


Jabubesos

El Ratón Tintero dijo...

Jabu, ¡el mío también era de encaje! y también está reciclado, en parte. Aún me queda un buen trozo por ahí que le daré utilidad algún día; un moisés para mis nietos no estaría nada mal. Gracias por la idea :-)

palabras dijo...

Curioso texto,y bien escrito, me gustó en especial la manera en que lo planteas ;-)

Ya te iré leyendo más aunque sean cosillas cortas de momento que ando muy mal de tiempo y tengo que acudir a muchas cosas.:-)

No sé si las señoritas de arriba te habrán hablado de mi o mejor dicho de nosotros, porque una está muy liada siempre y la otra es un caso perdido, jajajajaja (aunque se la tiene mucho cariño);-)

Bueno no me enrollo, por ahí te dejo nuestra pagina, donde llevas tiempo linkada por si le quieres echar un ojo.

Un abrazo, nos leemos.

Ángel Vela "palabras"