domingo, 11 de noviembre de 2007

Comments or no comments? That's the question.

Es el tema que se debate en el “mundillo” de los blogs (Blogosfera): ¿un blog deja de ser un blog sin comentarios (Trackbacks)? ¿Es un regreso al pasado quitar la opción de los comentarios en un blog? ¿Pecan hasta de sordos engreídos quienes hacen esto con su blog? ¿Hasta qué punto merece la pena exponerse a comentarios de los llamados Trolls (dícese de los aburridos de la red que tienen como única diversión lanzar improperios en los comentarios de los blogs ajenos)?
Supongo que esta serie de problemas les atañe más a los blogs ya consolidados, blogs que llevan al menos dos años (poco, lo sé, pero en esto el tiempo vuela) y con una gran cantidad de seguidores a diario. Ellos se quejan que el apartado de comentarios se les ha vuelto algo ingobernable y tedioso de trabajo, al tener que administrar y controlar tantos comentarios, ya que se forman auténticas discusiones. Realmente esto es penoso porque habíamos conseguido un gran avance en la comunicación, de tener páginas estáticas y frías de calor humano, a poder interactuar con la persona (bloguer) que se expresa con sus textos (post).
Aún nos quedan los correos personales, para opinar directa y personalmente con el bloguer, pero eso es cerrar parcialmente la comunicación perdiendo la frescura de los comentarios compartidos por todos. Creo firmemente en la comunicación y si es interactiva mucho mejor, porque vivimos en la época de La Comunicación con mayúsculas y porque de ahí se saca mucha riqueza multicolor. Todo comentario siempre es válido, si se hace con educación, hasta las críticas negativas si son constructivas.
Además, sin esos comentarios, esto sería lo más parecido a una loca hablando sola en un manicomio de los de antes. Así que animaros a aportar cosas, que siempre serán bien recibidas y al mismo tiempo sacaremos algo en claro de todo lo que vaya surgiendo.

3 comentarios:

CosmopolitaSur dijo...

Ante todo, bienvenida a esto de los blogs. Espero que tu experiencia sea tan buena como la mía aunque no dudo de que será así: Para qué vamos a engañarnos, con esto es fácil que una vez que empieces, te enganche irremediablemente.

El tema de los comentarios, al igual que el de por qué escribimos en un blog va por barrios (supongo). Mi blog no es literario, o al menos no lo es estrictamente. Y, aunque lo parezca, tampoco es un fotoblog. No es tecnológico, aunque publique artículos técnicos. Quizás sea más sencillo decir qué no es en vez de intentar definirlo. Lo que si te puedo decir (y en su día lo publiqué como una entrada) es porqué lo escribo: Porque a veces tengo cosas en la cabeza que, para organizar, pongo negro sobre blanco. Hace quince años lo hacía con mi olivetti lettera y ahora lo hago con el wordpress.
Es peliagudo el tema de los comentarios. Por paradójico que parezca (al fin y al cabo lo que escribo está en internet y tiene una audiencia potencial de cientos de millones de personas) a veces me gustaría que lo que escribo no lo leyera nadie y que nadie opinara sobre ello. ¿Porqué? Pues es difícil contestar pero hay personas que leen mi blog con las que me gusta compartir ciertas cosas y personas que no; Y personas cuya opinión me importa y cuya opinión me resbala. ¿Es la solución cerrar los comentarios? ¿Moderarlos al menos? Pues no lo se...

El Ratón Tintero dijo...

Gracias Cosmo, tus palabras me hacen reflexionar, ya no sólo del por qué escribimos... sino del por qué lo hacemos público por aquí y encima "abrimos los micros al aire". Escribiré sobre todo esto y lo "colgaré". Reincidiré.

Anónimo dijo...

your blog is very comfortable