miércoles, 21 de noviembre de 2007

Turnedo

No pensar.
Borrar
lo escrito en la piel.
Lavar
momentos de gloria.
Decolorar caricias.
Limpiar de gestos
madrugadas
y silencios llenos.
Vaciar el alma.
Adormecer sentires.
Pintar de desesperanza
los crepúsculos.
Desteñir el cielo
de gaviotas
y vuelos.
Enmudecer
las noches…

Bajar
y descolgar la luna.
Apagar las estrellas.

-Angela Becerra-

2 comentarios:

Gabriel dijo...

Hermoso poema, de sabor otoñal.
¿tiene ese propósito?

Isa dijo...

Me ha recordado este poema a aquella canción de Pasión Vega que decía:
"Olvidarte será fácil,
ya lo sé.
Tengo apenas que dejar de ver el mar,
y cerrar a tiempo, puertas y ventanas.
No ver llegar la luna detrás del cristal..."
Precioso. Ya le echaré mano a ese libro que me recomiendas tan apasionadamente.