jueves, 14 de febrero de 2008

San Valentín, fueras quien fueres…

Millones de personas se intercambiarán hoy regalos y felicitaciones celebrando el día de San Valentín. Aunque la iglesia católica dejara de celebrar este día en 1969, porque no le daba ninguna autenticidad al supuesto mártir; entre varios obispos y algún cura encarcelado que mandaba cartas de amor a su amada.

Pero esto no impide que gracias a la globalización cultural, desde el siglo XIX, se celebre en el mundo entero; no sólo entre novios o esposos enamorados, sino entre amigos expresando amor y cariño mutuo.

En el mundo anglosajón es tradicional el intercambio de tarjetas de felicitación llamadas “valentines”, con símbolos tan típicos y tópicos como los corazones rojos o cupido con sus flechitas. También es tradicional el intercambio de regalos varios de un modo abierto y directo, o bien como “el amigo secreto”. Imperan las rosas, con sus distintos significados: roja-amor, blanca-paz, amarilla-amistad, así como los chocolates.

Lo más curioso sucede en Japón, que desde 1936, promocionado por la compañía de chocolates Morozoff, se hizo popular el que fueran las mujeres las que regalaran chocolate a los hombres. Y estos al mes justo, el 14 de marzo, les devuelven el regalo de chocolate, pero esta vez blanco.

A mí personalmente, lo que más me gusta de este día son las encuestas, no tienen desperdicio y hay para todos los gustos y opiniones. Ahí van algunas:

63% piensa que es demasiado comercial.
1 de cada 10 les parece “una cursilería”.
85% tiene intención de regalar algo este día.
8% no sólo regalará, sino que se gastará “lo que haga falta”.
43% tanto mujeres como hombres optarán por un regalo sexual.
15% intentará recuperar un amor perdido.
2 de cada 10 solteros sin pareja intentarán una conquista.
36% odia la fecha porque les recuerda su pareja perdida.

En cualquier caso, feliz día de San Valentín a todos los que me quieren… y a los que no me quieren también, que hoy es día de regalar amor amnésico.

3 comentarios:

Cientounero dijo...

Me gusta la tradición japonesa de que la mujer regale el chocolate al hombre, mmmmm. Ya me estoy relamiendo.

Anónimo dijo...

Y a veces en este dia hay gente que se recuerda de los amigos y de las charlas que se tuvieron.
Carlos

El Ratón Tintero dijo...

cientounero: lo siento pero no te creo, alguien tan preocupado por la línea no se puede relamer con el chocolate :-P
Carlos: me alegra verte por aquí. Veo que no dejas que tu español se oxide demasiado :-)